Convicción

Sí se puede adelgazar. Perder peso no es un objetivo sencillo de cumplir, pero no es imposible de alcanzar. Con constancia, esfuerzo, motivación, siguiendo siempre los consejos de un dietista nutricionista y, por supuesto, llevando una dieta sana y equilibrada y realizando ejercicio físico, cualquier persona puede perder peso. 

Hay personas a las que le cuesta más que a otras y hay quien pierde peso más deprisa y otros más despacio; pero todo el mundo puede perder peso, y no solo perder peso, sino mejorar su estado de salud.

A pesar de que hay que tener en cuenta las características particulares de cada persona, así como su situación fisiológica y/o psicológica, en la consulta de dietética y nutrición de Centro Médico Sanugal los especialistas constatan a diario que los principales motivos por los que las personas no logran su objetivo de bajar de peso, están relacionados con la falta de motivación y constancia, además de no acudir a profesionales adecuados que le pueden enseñar correctos hábitos nutricionales.

La motivación es un factor clave, y por ello en Centro Médico Sanugal contamos con un equipo de psicología, dirigido por Carlota Serapio, que en aquellos casos que resulta necesario, trabaja de forma coordinada con nuestra dietista – nutricionista, Laura Fleire. 

Para adelgazar no hay grandes secretos, simplemente realizar ejercicio, seguir una dieta sana y equilibrada.

Pensar en los beneficios

Tener sobrepeso o padecer obesidad es un riesgo muy elevado para la salud. Adelgazar conlleva varias recompensas. La más importante es la ganancia de salud, pero no son menos relevantes otras como el aumento de la autoestima que se produce a consecuencia de vernos mejor. Perder pero requiere de esfuerzo y sacrificio, pero todo ello tiene una repercusión enormemente positiva en la salud física y emocional, en el estado anímico e incluso en las relaciones sociales. Sin exceso de peso se vive mejor y se disfruta mucho más de la vida.  El camino no es fácil, pero cada vez que se sientan ganas de “tirar la toalla”, lo mejor es pedir ayuda y pensar en todo lo que puede cambiar la vida con unos cuantos kilos menos. Lo más importante en el camino de perder peso, es que si realmente se aprende a alimentarse de forma saludable y se encuentra el ejercicio físico que más gusta y que mejor se adapta a cada uno y se convierte en un hábito, esa pérdida de peso durará para siempre. No aparecerá el tan temido efecto rebote. 

Cambiar el objetivo

El objetivo principal de un proceso de adelgazamiento no debe ser que la báscula marque un determinado número de kilos. Lo importante no es el peso, sino adoptar hábitos saludables y que esa pérdida de peso progresiva se vaya  convirtiendo en mayor salud, en mejor calidad de vida y en  menor riesgo de sufrir enfermedades. Cuidado con que el peso se convierta en una obsesión. No hay lugar para las preocupaciones por no perder peso una semana, lo importante es no ganar más kilos. El objetivo no es perder peso, sino ganar salud y para ello hay que aprender a alimentarse mejor y moverse más.