La psoriasis es una enfermedad compleja en la que hay que tener en cuenta otras enfermedades o factores de riesgo tal y como han demostrado diferentes estudios científicos que la relacionan con la obesidad y la hipertensión arterial. En la revista Archives of Dermatology se han publicado varias investigaciones al respecto que evidencian que la hipertensión es más frecuente en personas con psoriaris en las cuales es más difícil controlar este factor de riesgo cardiovascular.

Psoriasis y riesgo de enfermedad cardiovascular

La psoriasis no es solo una enfermedad de la piel, forma parte de cuadros clínicos más complejos; es conocida como una “enfermedad multisistémica inflamatoria” y se relaciona con el “síndrome metabólico” caracterizado por sobrepeso, obesidad, hipertensión, colesterol  y triglicéridos elevados y alteraciones en las glucemias en ayunas.

Ello supone que las personas con psoriasis presenten un riesgo más elevado de enfermedad cardiovascular, afectando a su calidad y esperanza de vida. Explicar este suceso no es sencillo, si bien se entiende que la inflamación general que provoca no está solo localizada en la piel favoreciendo el síndrome metabólico.

El estado de inflamación de la piel en los casos de psoriasis también se debe al aumento de células inflamatorias (leucocitos). No se ha identificado ningún “gen de la psoriasis” como tal, pero esta enfermedad puede compartir partes de genes relacionados con otras enfermedades autoinmunes e inflamatorias. Eso podría explicar por qué los enfermos de psoriasis también pueden padecer enfermedades como artritis psoriásica, enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes de tipo 1 o esclerosis múltiple.

Además, todo apunta a que la psoriasis podría estar relacionada con una combinación de factores genéticos y ambientales. Alguien con psoriasis puede haber heredado la tendencia a padecer enfermedades autoinmunes o inflamatorias, de hecho, un niño cuyos padres tengan psoriasis, tiene una probabilidad de 1 a 4 de tener psoriasis, pero la enfermedad solo se desarrolla si existe un factor desencadenante: infecciones, ciertos medicamentos, lesiones o estrés.

Aquellas personas con psoriasis necesitan de un control médico más allá del dermatológico y en el que debería recomendarse la intervención de dietistas-nutricionistas. Incluso en algunos pacientes la psoriasis puede tener repercusiones psicológicas y necesitar de la intervención de un psicólogo.

¿Qué precauciones adoptar en caso de psoriasis?

  • Evitar el sobrepeso y la obesidad;
  • Seguir una dieta sana y equilibrada. Se ha demostrado que el consumo elevado de alcohol empeora la psoriasis.
  • Realizar ejercicio físico moderado;
  • Seguir las recomendaciones del dermatólogo y del resto de especialistas implicados en el tratamiento.

Todas ellas son conductas saludables que cualquier persona, padezca o no psoriasis, debería seguir.

En Centro Médico Sanugal, en Ourense, contamos con todos los especialistas necesarios para el tratamiento adecuado de la psoriasis.